viernes, 25 de septiembre de 2015

IT. Stephen King (1986)



-Punto de inflexión en la carrera del autor, en varios sentidos.-




Lo que nos cuenta. En la localidad de Derry, en la costa este de los Estados Unidos de América, y a finales de los años cincuenta, un grupito de muchachos forjó amistad y se enfrentó a una amenaza sobrenatural que, cada veintiocho años aproximadamente, se manifiesta en Derry para traer muerte y dolor. A mediados de los años ochenta, esos muchachos son adultos y han olvidado mucho de lo que sucedió, pero algo les empuja a volver a su ciudad natal.


Mi opinión. Mastodonte que se lee con relativa rapidez, con asustaniños que preocupan más a los adultos al ser conscientes de muchas cosas más que los infantes, con horror fantástico que se imbrica con las formas y culturas de una nación, con personajes que durante un tiempo marcaron arquetipos para otros autores que trataban de narrar cosas y circunstancias parecidas, con un villano que son muchos y que marcó a una generación (y que parece que últimamente vuelve a asomar en la cultura popular), con juegos temporales en la narrativa que ayudan a darle fuerza a la trama, compacta y poderosa, con un final que bien podría no estar a la altura de todo lo anterior y un libro que explica bastante de la figura de King en la literatura de consumo, en el horror fantástico y, quizá, hasta de cierta progresión del género en los años siguientes a su publicación.


Destacado. Que señaló un momento en la producción de King en la que los finales ya no eran discutibles sino que, como mínimo, empezaban a cojear o, al menos, flojeaban respecto al resto de lo que ofrecían sus libros. Pero también otra cosa que debo añadir: no me pareció lo mismo cuando lo leí recién publicado que cuando lo releí hace unos añitos.


Potenciales Evocados. Inevitablemente, por el concepto del mal recurrente y por varias cosas más, El dragón flotante de Peter Straub pero llevado a ambientes de Los cinco aunque mucho más realistas en cuanto al despertar de unos muchachos al mundo real; Ronald McDonald, que también es inevitable, con algo de Ungoliant; tendencias socio-costumbristas, como las que rellenan Cujo hasta los topes, pero aquí con bastante sentido en la trama.

4 comentarios:

  1. Para mi gusto, uno de los cinco mejores libros del Rey, sin contar su "magnum opus", La torre oscura. Le tengo auténtico pánico a releerlo (aunque sé que lo haré, más tarde o más temprano), por aquello de las decepciones en la madurez, con respecto a lo que nos marcó en la juventud. Una obra con una potencia emocional descomunal (King sabe hacerlo como nadie cuando los protagonistas son niños; me viene a la mente ahora mismo El cuerpo o Cuenta conmigo en versión peli),que pulsa los horrores infantiles (y no tanto) más ancestrales y con un tipo de narración temporal muy acorde con mis gustos personales. En cuanto a lo que comenta sobre los finales flojos en los libros de King ( y en éste en concreto), le diré una cosa, señor Olethros: Los finales redondos en la literatura son escasísimos y encima están sobrevalorados. A veces, es más interesante y enriquecedor el viaje, que el destino. Por lo demás, su reseña me parece acertada. Yo ya empiezo a afilar los dientes. Mañana empiezo Revival. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tengo ganas de leer un libro de terror que, de verdad, me de miedo (aún no lo he logrado). Este, precisamente, lo tengo pendiente, y tengo la esperanza de que al menos provoque algún respingo en mí. Veremos cuando lo coja. A ver cuando me animo con tremendo tocho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros de horror o terror suelen plantear situaciones de ese tipo, pero no siempre los generan ya que dichas sensaciones tienen una gran carga subjetiva en los lectores. Si se anima con este libro, ya nos contará.

      Gracias por su aportación, Only Bea.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin